Consejos al comprar discos duros externos

Anuncios patrocinados


Los discos duros externos son una de las soluciones para lograr tener todos tus archivos más pesados en más de un lugar. Ya te hemos contado de un nuevo disco duro que funciona con el sonido y hoy te contaremos ciertos consejos al comprar discos duros externos. Éstos no se limitan a guardar archivos para tenerlos en cualquier dispositivo sino que también son de ayuda para la seguridad de tus ordenadores.

Si guardas las copias de seguridad de tus equipos en el disco duro externo podrás aislarlas de los propios equipos por lo cual ante cualquier inconveniente tendrás la copia de respaldo a salvo para conectarla en cualquier ordenador y recuperar todo en cuestión de poco tiempo.

disco duro externo

Antes de adquirir uno deberás saber cuál es el que necesitas y aquí te traemos los consejos para que elijas tu disco duro externo más apropiado.

Disco duro externo o disco duro portátil: La principal diferencia es la alimentación eléctrica. El portátil toma la energía desde la conexión y generalmente es USB, no necesita otro tipo de fuente de energía. En cambio, el disco duro externo necesita generalmente de corriente eléctrica y si los conectas al ordenador sin haber enchufado el mismo antes a la toma eléctrica probablemente no lo reconocerá, por eso, es externo y no portátil.

Importa el tamaño: depende del uso que hagas deberás definir el tamaño. Los portátiles generalmente son más rápidos y chicos que los externos por el formato de disco que contienen que es entre 1,8 y 2,5 pulgadas, en cambio, los discos duros externos contienen un disco de 3,5 pulgadas porque necesitan más voltaje para funcionar y tienen más capacidad de almacenamiento.

Discos duros multimedia: dentro de los discos duros externos encontramos los discos duros multimedia que son una versión de los tradicionales más aggiornada porque cuentan con más conexiones de audio y vídeo y son un centro multimedia en si mismos. En lo interno tienen más circuitos y tienen una interfaz propia para gestionar el contenido y algún sistema de refrigeración.

Este sistema no está diseñado para transportarse pero puede funcionar casi automáticamente sin conectarlo necesariamente al ordenador.

Disco duro o SSD: los discos de estado sólido proponen llegar a todos los ámbitos de almacenamiento, en un principio buscaban sustituir a los discos de sistema para ordenadores portátiles y el objetivo ahora son los discos externos. Sus precios están cayendo y están empezando a llegar a todos los públicos.

No contienen partes móviles por lo cual su resistencia a fallos que se producen por golpes o caídas es superior pero el precio es aún bastante inaccesible para muchos ya que puede ser hasta diez veces más caro que un disco duro magnético.

discos duros externos

Conexiones del disco externo: debes tener en cuenta al elegir tu disco duro externo el tipo de conexión que tienen con otros dispositivos. Según el conector habrá una mayor o menor velocidad de transferencia de datos y una mayor o menos compatibilidad con los dispositivos. Estos discos duros externos suelen tener conexión USB 2.0, si necesitas almacenar archivos grandes acabará con la paciencia que te queda ya que la tasa de transferencia media puede ser de 35 MB/s lo cual implica que hay que esperar mucho mientras los archivos son transferidos.

Por suerte muchos ya están renovando sus gamas adaptándolos al USB 3.0 como estándar, así, alcanzarían una velocidad hasta diez veces mayor que la del USB 2.0. Es una conexión más equilibrada y tiene un buen rendimiento para mover grandes archivos y una gran compatibilidad con la mayoría de los dispositivos.

Es más habitual este tipo de conexión en los dispositivos de Apple .

Discos duros externos WiFi: también encontraremos de este tipo. Con el aumento del consumo de contenidos multimedia desde los dispositivos móviles surge este nuevo tipo de conexión con los discos que facilita el acceso a los archivos mediante conexión WiFi.

En cuanto a rendimiento o capacidad estos discos ofrecen iguales características que los demás pero su principal ventaja es que podrás reproducir desde tu tablet, por ejemplo, el contenido almacenado sin tener que atarte mediante cable.

Discos externos resistentes a los impactos: también debes tener en cuenta a la hora de elegir tu disco duro externo es que, al moverlos de un lado a otro, corren riesgo de caerse o dañarse. Esto no suele suceder en los SSD. Algunos discos están diseñados para soportar todo tipo de caídas y demás.

Discos duros externos con seguridad: la movilidad es importante, estos dispositivos, como son pequeños y ligeros pueden perderse o ser robados más fácilmente con lo cual la información se encontraría en peligro. Podrías considerar comprar uno con clave cifrada de seguridad.

Construye tu propio disco externo: si tienes alguno que ya no utilizas y deseas darle un nuevo uso podrás hacer uno vos mismo.

Esperamos que te haya servido esta información para acceder al disco duro externo más adecuado, no dejes de tomar nuestros consejos.

 






» »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *